L'associazione Utopia Rossa lavora e lotta per l'unità dei movimenti rivoluzionari di tutto il mondo in una nuova internazionale: la Quinta. Al suo interno convivono felicemente - con un progetto internazionalista e princìpi di etica politica - persone di provenienza marxista e libertaria, anarcocomunista, situazionista, femminista, trotskista, guevarista, leninista, credente e atea, oltre a liberi pensatori. Non succedeva dai tempi della Prima internazionale.

sabato 2 gennaio 2016

POBRE 2016, TANTAS DESVENTAJAS, por Roberto Savio

En este momento, todos deseamos “un año muy bueno”. Mientras que el deseo es siempre algo positivo, también debemos darnos cuenta de que no podemos esperar demasiado del nuevo año que llega. Está cargado de tantas desventajas, que debemos tener mucha compasión por él… Él es parte de un círculo negativo que se inició con la crisis financiera de 2008, y que probablemente concluirá en 2017, un año catártico con elecciones en varios países claves y otros nombramientos cruciales que podrían abrir un nuevo ciclo. A menos que una victoria republicana en las elecciones americanas anticipe una crisis de gobernanza global más rápida…
He aquí una lista de los principales obstáculos para 2016, lo cual es por supuesto un punto de vista personal, pero con el apoyo de muchos de los datos.

Desventaja 1: El cambio climático

Después de la conferencia de París sobre el cambio climático, este año será crucial para entender en qué dirección está soplando el viento del cambio. Por supuesto, el proceso de salvar nuestro planeta, en su nivel actual, prevé un lapso que va hasta 2050.
Recordemos brevemente que los compromisos asumidos en París no son suficientes para alcanzar el objetivo de no superar 2 grados centígrados por encima del nivel que prevalecía antes la Revolución Industrial (ya hemos usado 1 centígrados). Ahora, el Pacto de París indica que llegaremos al menos a 3,7 grados centígrados, lo que significa, entre otras muchas cosas, que 850 millones de personas serán desplazadas. De hecho, existe un consenso de que no debemos ir más allá de 1,5 grados centígrados para estar realmente seguros.
Tomemos sólo dos ejemplos para demostrar que la amenaza para el planeta es muy concreta y que la sujeción política al sector energético continúa. El Parlamento británico acaba de aprobar una legislación que permite el uso de la tecnología de extracción de gas de esquisto, conocida como fracturación hidráulica. Esto también se permite debajo sitios protegidos, incluidos los parques nacionales. El gobierno británico ha anunciado que otorgará nuevas licencias para el gas de esquisto y la exploración de petróleo, incluyendo los parques nacionales.
El otro es una entrevista de Gian Luca Galletti, ministro italiano de medio ambiente, a su regreso de París. Él defiende su nuevo programa de extracción de petróleo en tierra y mar, al declarar: “Uno de los temas clave de París es la exploración equitativa de los recursos naturales. Vivimos en un país que todavía utiliza la gasolina y el gas y no veo por qué debemos utilizar energías de los demás”. El primer ministro Renzi ha aplaudido los “criterios ecológicos” del nuevo plan de perforación, de 2.000 millones de euros. Mientras tanto, en Gela, Sicilia, uno de los lugares de refinación, en relación a las cifras nacionales, el cáncer infantil ha subido 159.,2 por ciento, Hodgkin 72,4%, el tumor de estómago 47,5 por ciento.
De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, los subsidios directos e indirectos a las industrias de fósiles, el carbón y el petróleo, ascienden a 5,3 billones de dólares por año. La subvención solicitada en París para la introducción de las tecnologías verdes, para todo el mundo, es de 100.000 millones de dólares. Estos datos son suficientes para ilustrar la diferencia entre las buenas intenciones y los intereses creados.
De mantenerse esta tendencia en 2016, está claro que el acuerdo sobre el clima Paris nunca alcanzará sus metas.

Desventaja 2: ISIS y terrorismo

Mientras todo el mundo sigue centrándose en la guerra al Califato en Siria, es hora de mirar más a largo plazo. La guerra en Siria se ha convertido en una guerra de poder por parte de Arabia Saudita -directamente responsable de la difusión del islam radical del wahabismo impuesto por el ISIS-, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Rusia, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, y ahora Alemania, en teoría con el apoyo de la Unión Europea. Ahora bien, todos los países musulmanes de todo el mundo se supone que deben unirse a Arabia Saudita.
Todos ellos están dispuestos a luchar en esta guerra hasta el último sirio, pero sin arriesgar a sus hombres. Como los bombardeos no han sido suficientes para ganar, se trata de una guerra que en 2016 no irá a ninguna parte. Lo que si tenemos que empezar a reflexionar es que el ISIS es un proyecto local que se está convirtiendo en un problema mundial.
Un informe del Consejo de Seguridad de la ONU estima que 25.000 personas de 100 países se han unido a Al Qaeda y al ISIS. El número de combatientes extranjeros aumentó 71% en sólo diez meses. Las masacres de París y San Bernardino fueron perpetradas por la población local, que no eran parte de la estructura del ISIS.
La principal diferencia entre Al Qaeda e ISIS, según Abou Zeid, del Centro Carnegie de Beirut, es que Al Qaeda tiene como principal objetivo luchar contra la dominación occidental, mientras el ISIS está especialmente interesado en una depuración del mundo musulmán, luchando contra otras ramas del Islam, desde chiítas a sufís, a yazidis, ismaelitas, etc., para eliminarlos y obligar a los sunitas a aceptar una estricta práctica wahabí, o bien sufrir la violencia.
Es en esa luz que el ISIS envía mensajes insistentes y claros a los musulmanes que viven en Occidente: tome partido, o con Occidente como apóstatas, o con nosotros como verdadero musulmán.
El problema es que la desconfianza de los musulmanes de Occidente es cada vez mayor. Los crímenes de odio han triplicado en el último mes en Estados Unidos, alentados por los candidatos presidenciales republicanos irresponsables. Los partidos derechistas xenófobos europeos en crecimiento, liderados por demagogos como Matteo Salvini en Italia, Geert Wilders en Holanda, o Marine Le Pen en Francia, están sometiendo a los musulmanes a tiempos difíciles. Se les obliga a definir más sus lealtades, y esto puede empujar a jóvenes musulmanes marginados al campo de ISIS.
Los refugiados de países musulmanes como Siria son descritos como infiltrados del ISIS. Si continúa esta tendencia de radicalización, se convertirá en un fenómeno que va a sobrevivir al propio ISIS. Más de 25.000 personas de 100 países se han unido al ISIS. Según el Instituto Pew, el Islam cuenta ahora con 1,6 mil millones de fieles, pero en 2050 se acercará a los 1,8 mil millones de cristianos, en 2075 tendrá el mismo número y en 2100 será la mayor religión del mundo. Por cierto, es la religión que cuenta con el mayor número de menores de 15 años.
El proyecto a largo plazo del ISIS es provocar un choque de civilizaciones. Si continúa la polarización, con Occidente como un enemigo claro, podría ser el legado de ISIS. Significa pasar del nivel local al global.
El año 2016 será crucial para ver si esta polarización se incrementará o no. ¿El Occidente será capaz de entender la trampa hacia la que está caminando? De todos modos, nuestra vida cotidiana ya está bajo ataque. Viajar se ha convertido en una pesadilla. Estados Unidos está ahora restringiendo su política de visados para los europeos. Los costos de seguridad han aumentado en 83 por ciento en Europa, según una estimación de la Interpol. El miedo se está filtrando cada vez más en el subconsciente colectivo. Si en el año 2016 se producen más masacres como París y San Bernardino, el miedo y la polarización seguirán una tendencia que puede ser irreversible.

Desventaja 3: Refugiados

Con los medios de comunicación que cubren sólo los acontecimientos y no los procesos, la crisis de los refugiados ahora ha pasado a segundo plano, pese a que nada ha cambiado: la gente muere como antes, los países han erigido muros y seguirán adoptando medidas más estrictas, pero con el invierno menos personas están dispuestas a arriesgar su vida.
Si se considera una visión a largo plazo, Europa, Australia, Estados Unidos y otros países ricos simplemente no están culturalmente preparados para aceptar un hecho ineludible: que el homogéneo y blanco mundo cristiano que conocemos no es sostenible. Es una ley de la física que un espacio vacío atrae el desbordamiento.
La crisis actual se debe enteramente a las acciones militares irresponsables adoptadas para deponer a un dictador desagradable, sin ningún tipo de planificación para el después. En poco tiempo, Saddam Hussein y Muamar el Gadafi fueron depuestos con éxito, pero sus países cayeron en el caos y la miseria.
La última tentativa, de derrocar a Bashar al-Asad, se ha convertido en una guerra de poder. Rusia y los chiítas (Irán, Hezbolá) lo han mantenido en el cargo a pesar de los esfuerzos de Europa y Estados Unidos. Siria registra ahora cuatro millones de refugiados y sólo una cuarta parte de ellos intenta iniciar una nueva vida en Europa.
Al mismo tiempo, Europa padece de un descenso demográfico significativo. Según la ONU, Europa necesita al menos dos millones de personas adicionales para mantener en funcionamiento el sistema de pensiones y la economía en marcha. Necesitará al menos 350.000 nuevos inmigrantes cada año, hasta que la población se estabilice de nuevo, alrededor de 2080.
Por supuesto, no existe ninguna campaña política de educación para divulgar esta realidad. Los partidos de derecha presentan un sueño: volvamos a la época en que éramos todos blancos, con el cristianismo como nuestro vínculo común, vamos a defender nuestra identidad y nuestra historia.
Si vamos más allá de nuestra crisis actual, nos daremos cuenta de que las transformaciones demográficas son asombrosas. De acuerdo con las últimas proyecciones de la ONU, el mundo de 2100 no va a tener 9.000 millones de habitantes como se prevía (ahora estamos en 7.500), sino 11.200 millones de seres.
África tendrá para ese entonces 4.400 millones de personas, frente a su actuales 1.000 millones. Etiopía, por citar un ejemplo, pasará de sus actuales 100 millones de personas para 243 millones en 2100.
África, en 2100, constituirá el 39% de la población mundial, casi tanto como Asia y cuatro veces la población de Europa y América del Norte juntos. África es en gran parte musulmana…
Recordemos que ahora Europa y Estados Unidos están aceptando (simbólicamente en el caso de EE.UU.) a los refugiados o aquellos que han debido dejar su hogar a causa de un conflicto. Eso excluye a gente que teme la discriminación mortal, como los gays en África, las niñas nigerianas que el Boko Haram convierte en esclavas, grupos religiosos como los cristianos en el Medio Oriente, o los rohinyás, un grupo étnico musulmán de Myanmar…
Esto excluye a los inmigrantes económicos, o las personas que han dejado su casa debido a que no es posible alimentarse y escapan del hambre, no de la guerra. También tendremos que añadir la nueva categoría de refugiados climáticos, que por ahora ni siquiera existen en el presente debate.
Proyecciones de la Oficina del Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas indican que, según cómo ponemos en práctica el Acuerdo de París sobre el cambio climático, en 50 años con 3 grados podremos llegar a 250 millones de desplazados, y con 4,5 grados a 1.000 millones de personas.
Según la Organización Internacional para las Migraciones, “en los últimos 30 años las sequías y las inundaciones han triplicado” y los cambios climáticos han creado más desplazados que las guerras. El Consejo de Seguridad ha publicado un informe que muestra cómo más de un millón de campesinos sirios, arruinados por la sequía entre 2007 y 2010, frágiles y sin preparación, se refugiaron en las ciudades y en su desesperación jugaron un papel crucial en la insurrección de la primavera árabe contra Assad.
Así es que llegó la hora de darse cuenta que Occidente se enfrenta a un cambio histórico, con consecuencias dramáticas en su estilo de vida, costumbres y prácticas cotidianas. Esto podría lograrse mediante la aceptación gradual de los recién llegados al club, en armonía y en coexistencia con los valores occidentales, o bien, amenazándoles con el puño, como hacen Salvini y Trump. 2016 va a ser muy importante para ver qué nos depara el futuro, sobre todo después de las elecciones estadounidenses.

Desventaja 4: Decadencia de la democracia

Es hora de darse cuenta de que, desde la crisis económica de 2009, la aversión a la política no sólo ha causado el crecimiento de partidos de xenófobos y de extrema derecha, sino que también socava el prestigio de la democracia como un valor moderno indiscutible. Tenemos ahora el primer ministro húngaro Viktor Orbán, que aboga abiertamente una “democracia illiberal”, considerando su modelo a Vladimir Putin.
Polonia está siguiendo la misma dirección y en toda Europa del Este hay un claro desplazamiento hacia la derecha, marcado por las presiones de la OTAN y de Estados Unidos para incrementar las barreras militares a Rusia. La OTAN alimenta la paranoia de Putin al ofrecer el ingreso a Montenegro, país de solo 2.000 soldados.
Todos esos países han rechazado los acuerdos europeos sobre los refugiados que reciben, así como cualquier otro encargo de Bruselas. Claro que es el dinero de la UE, por supuesto, que se solicita y se acepta.
Por su parte, Putin ha establecido una alianza informal con los partidos de derecha, como un líder en la defensa de la identidad y de la religión. Incluso le ha dado un préstamo de 5 millones de euros al Frente Nacional de Le Pen.
En tiempos de crisis, la gente está más interesada en la seguridad y el trabajo, que sobre quién está en el poder. Muchos electores clásicos de izquierda, al igual que los trabajadores y los desempleados, ahora votan por partidos de derecha, al creer en sus promesas de volver al pasado dorado. Ya no están más interesados por las ideologías o visiones políticas. Piensan que la derecha y la izquierda ya no existen. Están desilusionados con el sistema clásico de partidos y están dispuestos a probar algo nuevo que no sea parte del establishment. Esta es la razón del éxito de Le Pen en Francia y del apoyo desconcertante a Trump en Estados Unidos. Aún más desconcertante es el éxito de Bernie Sanders, un socialista asumido, término que está cerca del anatema en Estados Unidos.
Por supuesto, los partidos de derecha xenófoba no son proclives a la cooperación internacional y al diálogo con los demás. Pero el verdadero problema es que estamos en una crisis de visión política.
Cuando las ideologías se descartan como reliquias y el siguiente paso es adoptar el pragmatismo como una solución, en realidad están haciendo de la política una serie de soluciones ad hoc, sin ninguna perspectiva final de la sociedad. Cada acción se escoge como más útil para ese tema específico. Eso no es pragmatismo, es utilitarismo, o sea, rebajar política para lo administrativo, y esto no atrae la participación de la gente, especialmente de los jóvenes. Y el nivel administrativo de la política, sin ninguna visión, es propenso a la corrupción, que está creciendo claramente en las democracias occidentales.
El miedo está fortaleciendo a la derecha, no a la izquierda. Según varias encuestas, actualmente el miedo está arraigándose en nuestra vida cotidiana. Un estudio del sistema de valores del mundo determinó que en la actualidad sólo una quinta parte de los estadounidenses consideran la democracia como principio fundamental.
Lo mismo está sucediendo en Europa, de acuerdo con la misma encuesta. En otras palabras, el nazismo y el estalinismo se están desvaneciendo en un vago recuerdo. Y se está haciendo popular el modelo chino, donde la decisión se puede tomar en un corto tiempo, reforzando la productividad y la acción.
Por supuesto que no estamos todavía en un clima de República de Weimar. Pero en su lugar estamos recibiendo muchos de los ingredientes que llevaron un oscuro demagogo a gobernar el país más avanzado de la época.
Será importante ver si este año la demagogia continuará su crecimiento o va a disminuir. Pero lo que sería importante es que todos empecemos a poner la democracia bajo vigilancia, ya no como valor superior a la crispación.
La democracia se encuentra bajo ataque, no sólo del ISIS y del terrorismo, sino de líderes elegidos por sus ciudadanos, sea Orban o Putin, que cuentan con una tasa de aprobación fenomenal. Así que es el momento de tener en cuenta que un segmento creciente de la población en Occidente está encontrando refugio en los sueños del pasado, con la política en las agendas económicas que están fuera de la realidad. La democracia, por desgracia, está en decadencia.

Desventaja 5: Decadencia de Europa

En 2016 probablemente David Cameron convocará un referéndum sobre permanecer o no en la Unión Europea. Esta es la trampa que el primer ministro británico puso a sí mismo, con la promesa de renegociar la permanencia de Gran Bretaña en la UE. Obtener varios beneficios o dejarla. Está claro ahora que con las manos vacías perdería el referéndum, ya que se supone que quieren permanecer.
Las negociaciones con Europa seguirán adelante en los primeros meses del año. Alemania considera una catástrofe si Gran Bretaña se va, lo que ayudará a Cameron. Sea cual sea lo que la UE conceda a Gran Bretaña, de inmediato todos los países de Europa del Este harán sus peticiones. Esto marcará el final de la integración europea. 2016 podría ser el año en que esto va a suceder.

Desventaja 6: Nacionalismo en Asia

Es una realidad preocupante el que, por primera vez desde el final de la última guerra, los principales países asiáticos, China, India y Japón, están dirigidos al mismo tiempo por líderes nacionalistas. Aunque obviamente diferentes en su realidad y estilo (nada que ver con los gemelos Putin-Erdogan), están renovando el glorioso pasado y las humillaciones que sufrieron en la segunda guerra mundial, incitando a los ciudadanos apoyarles.
El presidente Xi Jinping ha puesto en marcha “el sueño chino”, que tiene su base en traer de vuelta las antiguas glorias del Imperio del Medio y la venganza de las humillaciones de las ocupaciones europea y japonesa y la guerra del opio. Hace dos años turbas destruyeron tiendas y propiedades japonesas, sin que al principio la policía interviniera. China se ha embarcado en un plan de influencias para contrarrestar Estados Unidos, mediante la financiación de varios proyectos grandiosos, incluida la creación de un banco alternativo al Banco Mundial, que es controlado por Washington.
Por invitación de Xi, 45 países se unieron al Banco, que tendrá un total de 200.000 millones de dólares, a pesar de la oposición de Washington. También tiene la intención de recrear la antigua “Ruta de la Seda”, invirtiendo más de 50 mil millones de dólares. Y tiene previsto financiar la “conexión bi-oceánica de ferrocarril”, que prevé una línea férrea que cubrirá una ruta de 5.000 kilómetros entre las costas de Perú y Brasil.
China ha concedido préstamos de más de 80 mil millones de dólares a Venezuela, Ecuador, Argentina. Es el envío de un mensaje al “patio trasero” tradicional de Estados Unidos: disminuyan el crédito con Washington, nosotros tenemos más recursos. Las reservas de China son de 3,8 billones de dólares.
Han estado interviniendo fuertemente en África, hasta el punto de que Zimbabue está considerando la paridad fija de su moneda con el yuan. Está ampliando su zona marítima exclusiva, mediante la construcción de bases en algunos islotes pequeños, que fueron reclamados por varios países asiáticos. China aumentó su presupuesto militar en 7% en el nuevo plan de cinco años.
El primer ministro japonés, Shinzō Abe, está marchando en la misma dirección. Acaba de aumentar el presupuesto militar en 7%, y lo más importante que ha hecho es una interpretación de la Constitución que permite a la Fuerza de Defensa de Japón volver a actuar en el extranjero. Justifica el cambio diciendo que es para casos limitados. Sin embargo, es como dar licores llenos chocolates a un ex alcohólico.
Las encuestas muestran un aumento creciente de la derecha y de los nostálgicos, que sienten la derrota en la segunda guerra mundial como una humillación que hay que borrar. Abe se ha negado a pedir disculpas por la violencia empleada contra los civiles por las tropas japonesas en China y a reconocer las responsabilidades de Japón en el reclutamiento forzoso de más de 60.000 muchachas coreanas usadas por los soldados japoneses como “ayuda sexual”.
El primer ministro de la India, Narendra Modi, también está recordando el pasado glorioso, tolerando tácitamente las actuaciones de sectores de la derecha nacionalista. Ya se habla de “una nueva gloriosa India”. En 2050, según las proyecciones de la ONU, la India superará a China como el país más poblado del mundo: la diferencia es que la India tiene 41% de su población menor de 18 años, mientras China en ese momento tendrá sólo 23% de jóvenes, en medio de un mar de gente mayor, debido a su política de un solo hijo.
Modi ha proyectado la India en la vanguardia de la escena internacional, mediante el uso de su influencia en la Conferencia de París sobre el cambio climático. Ahora habla en nombre de país no industrializado (China intentó hacerlo en París, pero llegó a ninguna parte) y también está aumentando el presupuesto militar. Acaba de comprar armamento chino por 12 mil millones de dólares, una cantidad considerable para un país que necesita inyecciones dramáticas en su sistema social, educativo y de salud, además de infraestructuras básicas.
En otras palabras, si hay un lugar en el que una nueva guerra mundial podría venir, es Asia. Y su escala sería realmente sin precedentes. Lo preocupante es que todos los países asiáticos están aumentando su presupuesto de defensa.
¿Cuánto de todo esto llevará algunos eventos importantes en el año 2016? Es difícil de predecir. Pero sería importante vislumbrar Asia como un lugar de preocupación por la paz mundial.

Desventaja 7: Descenso de América Latina

Si bien esto es más un problema regional, en un mundo interconectado todo tiene relevancia para el mundo entero. América Latina ha sido en la última década un actor internacional activo, contribuyendo al desarrollo del mundo. La disminución de las importaciones chinas de materias primas, y el aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal en Washington (que cambiará las inversiones de América Latina hacia el mercado estadounidense), son dos aspectos que están afectando gravemente a la región.
Algunos economistas ya hablan de un nuevo ciclo negativo, que podría durar varios años. Los bajos precios de los productos básicos están afectando a toda la región, desde el cobre en Chile al petróleo en Venezuela y Ecuador o las mercancías agrícolas en la Argentina. En Venezuela, Nicolás Maduro sigue haciendo caso omiso de la nueva realidad y el Banco Mundial prevé una recesión de 10% en 2016. Él podría permanecer en el poder, pero sólo con la solución de problemas, para lo que no tiene fondos.
Lo mismo está sucediendo en el Ecuador. Argentina ya ha cambiado de rumbo y está volviendo a las políticas neoliberales del pasado. Brasil se encuentra en medio de una crisis de corrupción, que esconde una situación económica muy difícil. La Comisión Económica para América Latina ha publicado un alarmante informe en la que se prevé una caída grave. En el informe se indica que al finalizar 2016 vamos a tener una imagen más nítida, una vez que estará claro si la locomotora china está en pérdida temporal de velocidad o en un proceso más duradero.

Desventaja 8: Aumento del armamento

De acuerdo con las proyecciones del Instituto Sueco para la Paz, 2016 va a registrar un aumento de los costos de armamento en cerca de 3%. Ese aumento es el equivalente a 600.000 millones de dólares, una cantidad que podría haber resuelto las ambiciosas metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos por la ONU, el importe solicitado en París por los países no industrializados para acceder a una tecnología limpia, un problema no resuelto todavía.
Pero el debate sobre la reducción de armamentos ignora una realidad impresionante: los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Francia, Estados Unidos, China, Reino Unido y Rusia), encargados de garantizar la paz, constituyen el 82% del comercio de armamentos. Con China ahora entrando masivamente en la fabricación de armas, ese porcentaje está destinado a crecer.
Naciones Unidas comenzó a autorizar la “intervención humanitaria” en Somalia, entre el 05 de diciembre 1992 - 04 de mayo de 1993. El alcance de la invasión estadounidense fue para llevar ayuda humanitaria en un país granuja, donde las milicias en conflicto se muere de hambre a la población. El saldo de la operación (con una salida rápida de Estados Unidos, después de que varios de sus soldados yacían cadáveres en la calle principal de Mogadiscio) significó un costo total de las operaciones militares de 900 millones de dólares. El valor de los alimentos y otros suministros distribuido fue de 90 millones de dólares.
Esa proporción se ha mantenido en todos los casos. Salvo que siempre es mucho más fácil encontrar recursos para las operaciones militares que para los humanitarias. La ola masiva de refugiados de todas las guerras locales en África y Medio Oriente es una consecuencia de esa prioridad. Europa ha aceptado dar 3.000 millones de dólares a Turquía y eliminar los visados, para así mantener los refugiados sirios allí. Ahora se está gastando una cantidad que todavía no es cuantificable para los refugiados, pero que sin duda ya va en mil millones de dólares. Si ese dinero se hubiera gastado para ayudar a las poblaciones en las zonas de conflicto, sin duda el número de refugiados golpeando en las puertas habría sido considerablemente menor.
Desafortunadamente, 2016 va en esa dirección. Los gastos en armamento aumentarán, mientras que la ayuda al desarrollo se está reduciendo en todas partes. El presupuesto para la ayuda está siendo utilizado para financiar los nuevos refugiados que llegan y probablemente para financiar los compromisos de París. Por lo tanto, el importe de la ayuda a las poblaciones pobres está disminuyendo. La última Conferencia de las Naciones Unidas sobre Promesas de Contribuciones para las Actividades de Desarrollo, celebrada el 10 de noviembre en Nueva York, registró un “descenso dramático” en las contribuciones de los donantes, de 560 millones de dólares en 2014 a 77 millones de dólares, que cubre gran parte de 2015. Por supuesto, esto es va a hacer aumentar los migrantes económicos.

Desventaja 9: Aumento de la desigualdad

Hasta la propia revista The Economist ha señalado que “sin lugar a dudas, los ricos son cada vez más ricos y los más ricos se vuelven más ricos más rápidamente”. Una investigación realizada por la Universidad de California descubrió que la proporción de la riqueza estadounidense que posee el 0,1 por ciento de los hogares más ricos aumentó 7% en 1979 y 22% en 2012. Y la de los más ricos, los del 0,01 por ciento (alrededor de 16.000 hogares), saltó de 2% a 11%. Por supuesto, ellos no obtienen dinero impresos especialmente para ellos, sino que chupan el dinero de la circulación monetaria total, lo que significa que algunas personas están entregando sus riquezas. Otro estudio ha documentado que, desde el año 2008, la clase media americana se ha reducido en 10 millones de familias.
Esta es una tendencia en todo el mundo. En España, los ricos han aumentado 40% desde 2008. En 2014, el número de millonarios aumentó en todo el mundo en 920.000 individuos. Según el Banco de Canadá, actualmente en el mundo hay 14,6 millones que posee más de un millón de dólares en efectivo, además de la casa principal, los coches y los diferentes bienes. La brecha entre los directivos y los empleados y trabajadores está creciendo cada año, con pocas protestas. Un director general de uno de las 500 compañías de que hacen parte de la lista de las Empresas Fortuna (las más exitosas) tenía un ingreso medio de 17,5 millones de dólares, y algunos podían llegar a los 200 millones.
Una serie de economistas, entre ellos del Banco Mundial y del FMI, han estado advirtiendo que la desigualdad no sólo tiene implicaciones sociales y políticas, sino también económicas, ya que reduce el poder adquisitivo de los pobres, elimina pequeños comercios y empresas y erosiona la clase media, que es la base para la estabilidad social.
El famoso libro El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty, convierte en punto central el que la riqueza se concentra, las sociedades democráticas pierden la fe en la justicia de los gobiernos, que son vistos como aliados del gran capital. La campaña Le Pen contra los “plutócratas” es una reminiscencia del lenguaje utilizado por Mussolini y Hitler: todos los partidos de derecha denuncian banqueros como enemigos, y se indignan con los que ven decaer su estilo de vida, o sus hijos sin trabajo, mientras algunos son obscenamente ricos.
Lo que es desconcertante en esta explosión sin precedentes de la desigualdad (según Oxfam, en 2025 Inglaterra tendrá el mismo nivel de injusticia de la época de la reina Victoria) es que la bandera ha sido generalmente agitada más por los partidos de derecha, que los de izquierda. Y la desigualdad no se ha convertido en una gran cuestión política.
Si no fuera por Bernie Sanders, la izquierda estaría totalmente ausente en las elecciones americanas. Ahora, dos investigadores, el economista ruso Vladimir Gimpelson y el científico político estadounidense Daniel Treisman, han surgido con un estudio esclarecedor. Observaron una colección de encuesta de 40 países, tanto ricos como pobres.
La conclusión de la gente acerca de la distribución de los ingresos y sobre dónde se encuentran, opinan que peor no podía ser. Aquellos que eran relativamente pobres tendían a describirse como clase media. En Italia se trataba de más de la mitad de los necesitados, aunque estaban en medio de las escalas de ingresos. En Francia y Suecia la proporción fue más de un tercio. Por el contrario, aquellos que están mejor tienden a pensar que ellos aun no han triunfado. En Francia, Italia y Gran Bretaña, 40 por ciento o más de las personas que tienen propiedades como segundas residencias se ponen en la parte media inferior.
En términos marxistas, esto significa que la gente ha perdido el sentido de clase, y por lo tanto no se resienten con la desigualdad como antes. Esto significa que la clase política no siente la desigualdad como un problema crucial. No es por casualidad que el término “justicia social” prácticamente ha desaparecido del debate político. Pero ¿cuánto tiempo va a durar esto?
En 2016 se verá que esta tendencia va a continuar. Es difícil para la gente darse cuenta de cómo este proceso de concentración se está convirtiendo en extremo. Tomemos dos ejemplos nobles para ilustrarlo. Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, ha anunciado que donará 99% de sus acciones, por un valor de 45.000 millones de dólares, a la filantropía. Es una cantidad que compite con el proyecto de China para su ferrocarril que va desde Beijing a Europa, por lo que es un acto extremo de la filantropía.
Pero tengamos en cuenta que el 1%, con el que se quedó, es de 450 millones de dólares: 400 veces el ingreso de por vida de un graduado de la universidad. Y que la fundación Bill y Melinda Gates, una institución muy importante, que es apoyada por 44.000 millones, ha donado 5.000 millones en 2014: esto era de todos modos inferior a los 7.400 millones que acumuló gracias a las nuevas contribuciones, ingresos por inversiones y el aumento de los activos de valor. En otras palabras, el dinero trae tanto dinero, cuando usted tiene un montón de cosas, estará siempre allí, a menos que las desperdicie, lo que los multimillonarios generalmente no hacen… Cuando Zuckerberg estaba en luna de miel en Roma, no dejó ninguna propina al camarero atónito de un restaurante del barrio judío.

Desventaja 10: Su compromiso personal

Esta lista de desventajas es altamente subjetiva, y deja fuera varios temas que son muy importantes, como el género, los derechos humanos, la ayuda al desarrollo, el control de las finanzas, los migrantes, etc. Si ha llegado a este punto de mi artículo, significa que está comprometido con un mundo mejor y usted es un lector poco común.
Según un estudio de la Unesco, sólo el 3% de la población mundial puede leer 5.000 palabras de material abstracto sin darse por vencido. También significa que usted tiene algún tipo de compromiso, probablemente con las cuestiones que he dejado fuera. Sería el resultado más positivo de este escrito, si se puede hacer un esfuerzo y pensar en cómo les irá en el año 2016: si el año que ahora nace parece positivo para sus compromisos… El propósito de Other News es estimular el pensamiento y la conciencia. Vamos a convertir esto en los deseos de excelente Año Nuevo del publisher a todos ustedes!

San Salvador de Bahamas, 31 de diciembre de 2015



Other News, 31 de diciembre de 2015.

Roberto Savio, periodista italo-argentino, es co-fundador y ex Director General de Inter Press Service (IPS). En los últimos años también fundó Other News (en español y en inglés), un servicio que proporciona “información que los mercados eliminan”.

Nella diffusione e/o ripubblicazione di questo articolo si prega di citare la fonte: www.utopiarossa.blogspot.com

RED UTOPIA ROJA - Principles / Principios / Princìpi / Principes / Princípios

a) The end does not justify the means, but the means which we use must reflect the essence of the end.

b) Support for the struggle of all peoples against imperialism and/or for their self determination, independently of their political leaderships.

c) For the autonomy and total independence from the political projects of capitalism.

d) The unity of the workers of the world - intellectual and physical workers, without ideological discrimination of any kind (apart from the basics of anti-capitalism, anti-imperialism and of socialism).

e) Fight against political bureaucracies, for direct and councils democracy.

f) Save all life on the Planet, save humanity.

(January 2010)

* * *

a) El fin no justifica los medios, y en los medios que empleamos debe estar reflejada la esencia del fin.

b) Apoyo a las luchas de todos los pueblos contra el imperialismo y/o por su autodeterminación, independientemente de sus direcciones políticas.

c) Por la autonomía y la independencia total respecto a los proyectos políticos del capitalismo.

d) Unidad del mundo del trabajo intelectual y físico, sin discriminaciones ideológicas de ningún tipo, fuera de la identidad “anticapitalista, antiimperialista y por el socialismo”.

e) Lucha contra las burocracias políticas, por la democracia directa y consejista.

f) Salvar la vida sobre la Tierra, salvar a la humanidad

(Enero de 2010)

* * *

a) Il fine non giustifica i mezzi, ma nei mezzi che impieghiamo dev’essere riflessa l’essenza del fine.

b) Sostegno alle lotte di tutti i popoli contro l’imperialismo e/o per la loro autodeterminazione, indipendentemente dalle loro direzioni politiche.

c) Per l’autonomia e l’indipendenza totale dai progetti politici del capitalismo.

d) Unità del mondo del lavoro mentale e materiale, senza discriminazioni ideologiche di alcun tipo (a parte le «basi anticapitaliste, antimperialiste e per il socialismo.

e) Lotta contro le burocrazie politiche, per la democrazia diretta e consigliare.

f) Salvare la vita sulla Terra, salvare l’umanità.

(Gennaio 2010)

* * *

a) La fin ne justifie pas les moyens, et dans les moyens que nous utilisons doit apparaître l'essence de la fin projetée.

b) Appui aux luttes de tous les peuples menées contre l'impérialisme et/ou pour leur autodétermination, indépendamment de leurs directions politiques.

c) Pour l'autonomie et la totale indépendance par rapport aux projets politiques du capitalisme.

d) Unité du monde du travail intellectuel et manuel, sans discriminations idéologiques d'aucun type, en dehors de l'identité "anticapitaliste, anti-impérialiste et pour le socialisme".

e) Lutte contre les bureaucraties politiques, et pour la démocratie directe et conseilliste.

f) Sauver la vie sur Terre, sauver l'Humanité.

(Janvier 2010)

* * *

a) O fim não justifica os médios, e os médios utilizados devem reflectir a essência do fim.

b) Apoio às lutas de todos os povos contra o imperialismo e/ou pela auto-determinação, independentemente das direcções políticas deles.

c) Pela autonomia e a independência respeito total para com os projectos políticos do capitalismo.

d) Unidade do mundo do trabalho intelectual e físico, sem discriminações ideológicas de nenhum tipo, fora da identidade “anti-capitalista, anti-imperialista e pelo socialismo”.

e) Luta contra as burocracias políticas, pela democracia directa e dos conselhos.

f) Salvar a vida na Terra, salvar a humanidade.

(Janeiro de 2010)