L’associazione Utopia Rossa lavora e lotta per l’unità dei movimenti rivoluzionari di tutto il mondo in una nuova internazionale: la Quinta. Al suo interno convivono felicemente – con un progetto internazionalista e princìpi di etica politica – persone di provenienza marxista e libertaria, anarcocomunista, situazionista, femminista, trotskista, guevarista, leninista, credente e atea, oltre a liberi pensatori. Non succedeva dai tempi della Prima internazionale.

PER SAPERNE DI PIÙ CI SONO UNA COLLANA DI LIBRI E UN BLOG IN VARIE LINGUE…

ČESKÝDEUTSCHENGLISHESPAÑOLFRANÇAISPOLSKIPORTUGUÊSΕΛΛΗΝΙΚΆРУССКИ

lunedì 30 aprile 2018

DERECHOS HUMANOS: UNA PERSPECTIVA CULTURAL, por Tito Alvarado

© Quino
En el año 1948, exactamente el 10 de diciembre, se firmó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Documento que con el tiempo ha demostrado estar redactado más de buenas intenciones que de realidades sostenibles. Tanto las dictaduras como los gobiernos “democráticos” se han ocupado de violar sistemáticamente estos derechos.
Lo paradójico es que se ha debido redactar una Declaración Universal que consagre lo que se ha de entender por Derechos de los seres humanos, lo cual nos señala que antes de esa declaración estos supuestos derechos, es decir, ese algo sagrado a respetar por todos los que convienen humanamente, no existían o no había suficiente respeto hacia ellos. Sin embargo, la consagración de los Derechos Humanos que hace la Declaración Universal no ha pasado de ser una simple ilusión, pues antes y después de dicha fecha no hubo ni ha habido mucho respeto por los derechos del ser humano, pues en esencia la civilización actual se sostiene sobre la base del no respeto por el ser humano. Visto de este modo el asunto, podemos concluir que nos enfrentamos a dos dilemas: el de determinar las razones de este no respeto, enfrentamiento que ha de conducirnos al cambio; y el de entender que ante todo son los hechos los que tienen valor, no las palabras o buenas intenciones.
Se da el caso que ahora, a fuerza de ser transgredidos por ellos (los que tienen posiciones de poder) estos Derechos Humanos consagrados en la Declaración Universal, debemos nosotros, los desposeídos del poder, levantar organización y hacer conciencia sobre la necesidad de respetar estos derechos teóricos y castigar a quienes no los respetan. Lo terrible es que hacemos esto dentro de ciertas reglas y cierta moral, que no son nuestras reglas ni nuestra moral sino las reglas y la moral de quienes dominan, transgrediendo y corrompiendo todo lo que tocan.
Si nos atenemos al contenido de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, veremos que son de una justicia que supone un ser humano mucho más desarrollado moralmente y suponen un orden de cosas y un sistema económico social cuya misión fundamental sea el ser humano. La cruda realidad en que se mueve lo humano actualmente es que unos son enemigos consagrados de otros; que unos tienen poder y son los menos, que otros no tienen nada y son los más. En la esencia misma del sistema está la raíz del no respeto de unos seres humanos contra otros y allí también están los fundamentos ideológicos que justifican la deshumanización del ser humano y convierten en moral todo aquello atentatorio contra la dignidad humana.
Sin cambiar de raíz el actual sistema socioeconómico, por uno cuyo centro y motor sea todo lo humano no habrá lucha por el respeto a los derechos humanos que sea de verdad una lucha fructífera.
Nos movemos en un círculo vicioso: de un lado, nos ocupamos de defender unos derechos que no se respetan dentro de los marcos de una sociedad que tiene por fundamento no respetar al ser humano; y de otro, no podemos no luchar porque se respeten. Esto nos sitúa entre la espada y la pared: cómplices del sistema por ingenuidad, al creer o esperar que dentro del sistema se pueda obtener justicia; o cómplices por inacción, y obtener como resultado la permanente violación de los derechos humanos.
La falsa solución de este problema puede dar como resultado que muchos se muevan en lo estrictamente urgente, sin atender lo verdaderamente importante. Lo que se necesita hoy es incorporar a toda lucha social: la lucha por el cambio social, la lucha por el respeto de los derechos humanos, la lucha por el respeto a la diferencia cultural, así como incorporar a cada una de estas luchas –las otras, que falten–. Se trata de romper los esquemas neoliberales que lentamente se han enquistado en nuestros movimientos, bajo la forma de que lo nuestro es lo único o lo más importante, esperar que los otros se agreguen a nuestro movimiento o luchar acomodando nuestra visión de la realidad a las necesidades de nuestros fines.
Que estas palabras iniciales sirvan de preámbulo para insertarnos en los aspectos del tema que ahora queremos desarrollar.

A) Un examen breve
Se entiende por derechos humanos el contenido de la Declaración Universal de los Derechos Humanos del Hombre, aprobada por las Naciones Unidas poco después de la Segunda Guerra Mundial. Si nos remitimos al Manifiesto Comunista de 1848, veremos que en su primera parte este nos dice que la violencia ha sido la partera de la humanidad. Con esto se nos está señalando que la violencia obedece a unas leyes internas, no en su expresión sino en su origen y contenido, en esencia para imponer la “razón” de las fuerzas emergentes o de las que resulten vencedoras en el proceso de la lucha de clases. Es la constatación del fatalismo que la humanidad avanza a las trompadas.
¿Cuál podría ser el objetivo de unas normas para regir el respeto entre los seres humanos, como en esencia es la Declaración Universal de los Derechos Humanos? ¿Regular las miserias de los pueblos o intentar hacernos creer que basta un simple código escrito para que la convivencia humana sea diametralmente distinta? Los porfiados hechos se han encargado de entregarnos una respuesta que anula todo propósito altruista de dicha declaración, pues la violencia de quienes tienen el poder, contra todo intento de revertir el orden establecido por ellos, no obedece a otras normas que no sean sus propios y únicos intereses.
Veamos que nos dicen algunos artículos y evaluemos:

  • Artículo 1 – Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
Aquí se establece una norma ideal, se nos enuncia algo que debiera ocurrir, pero que no ocurre.
De momento que nacemos bajo el paso de la deuda externa, bajo el peso o confort de la situación económica y social de nuestros padres, hay unas terribles diferencias que nos marcan como libres a los menos y como esclavos modernos a los más. Lo de dotados de razón y conciencia, más parece un eufemismo que un enunciado de posible lógica. La razón, es decir el razonamiento, se alimenta de educación, de cierta capacidad para pensar y sobre todo de información veraz; de otra parte, el comportamiento fraternal supone tener con que hacerlo. Nadie puede invitar a compartir lo que no se tiene.

  • Artículo 3 – Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
Cada día que pasa, las grandes ciudades se vuelven más y más inseguras. Ya nadie puede pasearse a altas horas sin temor de ser asaltado y despojado de las pocas cosas de valor que pueda tener. Esto mismo hace que no seamos libres en nuestros movimientos ni sentimientos. El derecho a la vida ha de suponer una seguridad de contar con un respaldo social contra todo acontecimiento anti-vida: un accidente, una enfermedad o un acto criminal. Ya sabemos cuán lejos estamos de este derecho. Si entendemos la vida no simplemente como el acto de respirar sino como todo lo que acompaña la respiración y el latir de un corazón en un cuerpo humano, deberíamos entender que estamos hablando de educación, de trabajo, de esparcimiento, de reconocimiento. Todas cosas presentes en la vida humana, pero acomodadas al grado de riqueza que cada cual disponga. Es como si a más riqueza material, más vida; a menos riqueza, menos vida.

  • Artículo 5 – Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Ninguna dictadura ha respetado jamás este derecho. Casi todos los gobiernos “democráticos” se valen de alguna de estas formas de coerción aquí condenadas. Tratos crueles son el trato preferencial de muchos gobiernos, a través de su policía o ejército, de reprimir violentamente manifestaciones públicas de rechazo a algunas de sus políticas. Inhumano es el paro de millones y millones de trabajadores, inhumano es los miles y miles de niños en la calle. Degradante es la falta de auténticas oportunidades para todos.

  • Artículo 9 – Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.
Este derecho contradice lo establecido en las leyes antiterroristas que casi todos los países han adoptado imitando al imperio. Ahí tenemos los millones de condenados al exilio (destierro) para salvar sus vidas y también para tener una simple oportunidad. Poco importa que sea una medida de estricto carácter político o económico; lo cierto es que de más en más, por medio del auto destierro, la gente busca desesperadamente una salida a su situación de constantes postergaciones.

  • Artículo 23 – 1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
Quizá, con la sola excepción de Cuba, en ningún otro país se cumpla con esta enumeración. Si cada país tiene un porcentaje permanente de cesantes, esto equivale a que este porcentaje de seres humanos no tienen derecho al trabajo; esto mismo impide que uno pueda elegir libremente su trabajo, pues en la desesperación debe aceptar cualquiera y ni hablar de condiciones equitativas ni satisfactorias. En cuanto a la protección contra el desempleo, hay en algunos países un sistema financiado por los propios trabajadores, pero administrado por el gobierno, que da cierta seguridad por un periodo reducido.
  • Artículo 23 – 2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
Si nos remitimos a Canadá, esto no es verdad para las mujeres, para los ilegales ni para quienes recién comienzan en un trabajo determinado; el salario siempre es menor que el de los hombres, que el de los residentes legales y que el de quienes tienen algún tiempo en el trabajo.
  • Artículo 23 – 3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
Si fuera verdad no habría pobres en el mundo. Lo terrible es que los pobres siguen aumentando, lo cual significa que la remuneración equitativa y satisfactoria no lo es, ni satisface las necesidades mínimas de quien trabaja.
  • Artículo 23 – 4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.
Solamente veamos cuál es el porcentaje de trabajadores sindicalizados o lo que hacen algunas compañías para impedir la sindicalización de sus trabajadores.

  • Artículo 26 – 2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
¿Qué gobierno se ocupa del ejercicio pleno de este derecho?
  • Artículo 26 – 3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.
Los padres no tan sólo no tienen derecho a elegir, sino que hoy en día millones de seres humanos no tienen derecho a la educación.

  • Artículo 28 – Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.
El orden social actual se caracteriza por el no respeto de los derechos y libertades del ser humano; este no respeto es el fundamento de la rebelión. En el artículo 28 tenemos una poderosa palanca de apoyo para establecer un orden socioeconómico cuya misión sea el pleno desarrollo de todo lo humano.

B) Planteo de una visión amplia
Es desde esta misma Declaración que debemos proyectar un orden social nuevo. A la cultura de negación de los Derechos del Ser Humano debemos responder con la cultura de valoración de lo Humano. Sucede que muchas veces, producto de un trabajo con las prisas de la defensa de la vida y contra las violaciones más criminales, es decir un trabajo desde la urgencia y los apremios del momento, no hacemos un trabajo de concientización del real significado de los derechos humanos y como estos son violados constantemente, pues está en la esencia del sistema su no respeto.
La imposición ideológica del modelo dominante ha dado como resultado la atomización de los frentes de lucha. Se lucha desde una perspectiva sectaria, como si todo dependiera de nuestro frente y los demás no existieran. Distinto sería si el tema de los derechos humanos estuviera presente en cada sindicato, en cada organización social, en cada organización cultural. El resultado esperado sería una combinación de frentes de lucha y de métodos. En un caso así, desde muchos ángulos se propondrían e implementarían soluciones, sin perder de vista que la solución final es el cambio del modelo económico social.
De momento tenemos la tarea de hacer del respeto al ser humano una actitud cultural, un modo de vida. Si el sistema actual es la falta absoluta de solidaridad, nosotros somos la expresión genuina de los más puros valores humanos. El asunto es combatir el sistema desde una actitud de humanismo total.

C) Propuestas de lucha
Hemos dicho que la mejor garantía de respeto a los Derechos Humanos solamente la puede dar un orden social justo que se inspire en la Declaración Universal.
Entre las muchas falencias del moderno pensamiento antisistema es quedarnos en la enumeración del problema sin proponer soluciones, o reseñar la anécdota sin ver las razones profundas, ni menos atrevernos a decir hacia donde va el movimiento. Hay como un fatalismo de cátedra, se habla para decir que estamos mal –como si esto no lo supiéramos– y nada se dice de cuál es la salida. Falso es este tipo de análisis y falso sería lo dicho aquí, sino ensayara una propuesta.
Lo primero y trascendental ha de ser el poner ideas en circulación, ideas desde la necesidad y posibilidad del cambio, ideas desde el respeto por las diferencias culturales, ideas desde la posibilidad del ser humano de conocer el mundo y de transformarlo creadoramente, y sobre todo proponer ideas desde la perspectiva del beneficio que puede significar para las mayorías postergadas.
Desde aquí me atrevo a proponer frentes de lucha: organizar una campaña por la recuperación ética; juicio legal –o por lo menos moral– a los violadores de los Derechos Humanos, entendidos estos en lo que cada uno de los artículos de la Declaración Universal dice. Una campaña por la recuperación ética debiera darnos como resultado terminar con la cultura del dejar hacer o mirar para otro lado, convertiendo en inmoral la corrupción y la riqueza de unos pocos a costa de la pobreza de muchos. Tenemos la tendencia a creer que avanzamos cuando logramos una pequeña victoria: en realidad esta forma de pensar es enemiga de nuestros objetivos. No es una victoria lo que buscamos sino el cambio revolucionario de la sociedad, y este cambio no lo podremos lograr sin movilizar la capacidad de todos y en todos los frentes de lucha. Habrá quienes se conformen con lograr que algunos criminales que han vestido y visten uniforme paguen sus crímenes, pero la verdad es mucho más profunda: nuestros ejércitos nacionales son destacamentos armados del imperio y sirven única y exclusivamente a esos propósitos. Juicio y castigo a los criminales, sí, pero nada nos garantiza que el imperio no recurra a las fuerzas armadas del país para defenderse de los pueblos. A esa estrategia debiéramos responder con la disolución de estos destacamentos. Una campaña de recuperación ética bien pudiera demostrarnos la inmoralidad de sostener a unos vulgares asesinos con la sangre y el sudor de nuestros pueblos, para que en cualquier momento levanten su mano criminal contra quien le da el sustento.

En la propagación y/o reedición de este texto le rogamos citar la fuente: www.utopiarossa.blogspot.com

RED UTOPIA ROJA – Principles / Principios / Princìpi / Principes / Princípios

a) The end does not justify the means, but the means which we use must reflect the essence of the end.

b) Support for the struggle of all peoples against imperialism and/or for their self determination, independently of their political leaderships.

c) For the autonomy and total independence from the political projects of capitalism.

d) The unity of the workers of the world - intellectual and physical workers, without ideological discrimination of any kind (apart from the basics of anti-capitalism, anti-imperialism and of socialism).

e) Fight against political bureaucracies, for direct and councils democracy.

f) Save all life on the Planet, save humanity.

(January 2010)

* * *

a) El fin no justifica los medios, y en los medios que empleamos debe estar reflejada la esencia del fin.

b) Apoyo a las luchas de todos los pueblos contra el imperialismo y/o por su autodeterminación, independientemente de sus direcciones políticas.

c) Por la autonomía y la independencia total respecto a los proyectos políticos del capitalismo.

d) Unidad del mundo del trabajo intelectual y físico, sin discriminaciones ideológicas de ningún tipo, fuera de la identidad “anticapitalista, antiimperialista y por el socialismo”.

e) Lucha contra las burocracias políticas, por la democracia directa y consejista.

f) Salvar la vida sobre la Tierra, salvar a la humanidad.

(Enero de 2010)

* * *

a) Il fine non giustifica i mezzi, ma nei mezzi che impieghiamo dev’essere riflessa l’essenza del fine.

b) Sostegno alle lotte di tutti i popoli contro l’imperialismo e/o per la loro autodeterminazione, indipendentemente dalle loro direzioni politiche.

c) Per l’autonomia e l’indipendenza totale dai progetti politici del capitalismo.

d) Unità del mondo del lavoro mentale e materiale, senza discriminazioni ideologiche di alcun tipo (a parte le «basi anticapitaliste, antimperialiste e per il socialismo».

e) Lotta contro le burocrazie politiche, per la democrazia diretta e consigliare.

f) Salvare la vita sulla Terra, salvare l’umanità.

(Gennaio 2010)

* * *

a) La fin ne justifie pas les moyens, et dans les moyens que nous utilisons doit apparaître l'essence de la fin projetée.

b) Appui aux luttes de tous les peuples menées contre l'impérialisme et/ou pour leur autodétermination, indépendamment de leurs directions politiques.

c) Pour l'autonomie et la totale indépendance par rapport aux projets politiques du capitalisme.

d) Unité du monde du travail intellectuel et manuel, sans discriminations idéologiques d'aucun type, en dehors de l'identité "anticapitaliste, anti-impérialiste et pour le socialisme".

e) Lutte contre les bureaucraties politiques, et pour la démocratie directe et conseilliste.

f) Sauver la vie sur Terre, sauver l'Humanité.

(Janvier 2010)

* * *

a) O fim não justifica os médios, e os médios utilizados devem reflectir a essência do fim.

b) Apoio às lutas de todos os povos contra o imperialismo e/ou pela auto-determinação, independentemente das direcções políticas deles.

c) Pela autonomia e a independência respeito total para com os projectos políticos do capitalismo.

d) Unidade do mundo do trabalho intelectual e físico, sem discriminações ideológicas de nenhum tipo, fora da identidade “anti-capitalista, anti-imperialista e pelo socialismo”.

e) Luta contra as burocracias políticas, pela democracia directa e dos conselhos.

f) Salvar a vida na Terra, salvar a humanidade.

(Janeiro de 2010)