L'associazione Utopia Rossa lavora e lotta per l'unità dei movimenti rivoluzionari di tutto il mondo in una nuova internazionale: la Quinta. Al suo interno convivono felicemente - con un progetto internazionalista e princìpi di etica politica - persone di provenienza marxista e libertaria, anarcocomunista, situazionista, femminista, trotskista, guevarista, leninista, credente e atea, oltre a liberi pensatori. Non succedeva dai tempi della Prima internazionale.

domenica 2 giugno 2013

HUMBERTO VÁZQUEZ VIAÑA, por Germán A. de la Reza

Humberto Vázquez Viaña, Santa Cruz, 2010.
El hombre más allá del destino

Humberto Vázquez Viaña ha fallecido. Ahora pertenece a la memoria profunda de la izquierda y a un estilo irreprochable de narrar la historia: valiente y responsable, sólido en sus evidencias y reflexiones, paciente en aras de la mayor honestidad. Fue hijo del ilustre escritor boliviano Humberto Vázquez Machicado y hermano de Jorge “Loro” Vázquez, el primer guerrillero capturado y asesinado en 1967. Participó en los preparativos y el apoyo urbano a la guerrilla del Che y militó en el Ejército Nacional de Liberación hasta la muerte del Inti.
A lo largo de su vasta vida intelectual Humberto dedicó sus investigaciones a establecer la verdad histórica, los antecedentes y las consecuencias del movimiento guerrillero de Ñancahuazú. Sus obras, entre libros, artículos y papers, son una referencia necesaria en un tema que tiene literalmente miles de buenos analistas en el mundo. Dos de ellas pueden considerarse como las más importantes: Una guerrilla para el Che, publicada en 2000, con una importante redición en 2008 y traducida al italiano; y Dogmas y herejías en la guerrilla del Che, editada en 2011 y presentada con merecido éxito en la Feria del Libro de Santa Cruz de ese año.
Humberto Vázquez fue y será por mucho tiempo para quienes lo conocimos, un ser entrañable, íntegro en sus valores, generoso y con un don de gentes que revelaba su sensibilidad humana. Su capacidad de comprensión y de diálogo abarcaba a quienes no compartían sus puntos de vista o incluso habían sido sus adversarios. Tenía el espíritu joven, del joven que un día fue y del hombre noble que nunca dejó de ser.
Lo conocí en la Universidad de Estocolmo cuando dejó de ocuparse de la Revista Nórdica de Estudios Latinoamericanos, de la que era el principal responsable. Durante los meses que siguieron a su partida, su antiguo cubículo conservó su nombre y estuvo cerrado cerca de un año. Ese raro privilegio en una institución que no tenía espacios disponibles me fue explicado por Weine Karlsson, el director del Instituto Latinoamericano de esa universidad: albergaba las cajas inmensas y repletas del archivo de Humberto. Sin duda, allí estaban en ciernes Una guerrilla para el Che, Dogmas y herejías, y su más reciente libro, Del Churo a Teoponte.

Humberto Vázquez Viaña, Danielle Ponchelet
y Xavier, el hijo de ambos. Múnich, 1963.
De Humberto se conocen sobre todo su participación en la guerrilla del Che y su vocación de historiador. Son las facetas más importantes, aunque no agotan las dimensiones esenciales de su personalidad. Su amplia cultura humanística, otra de ellas, incluía el dominio de varios idiomas sin contar el español (el sueco, el francés, el inglés, un poco el rumano y el italiano) y conocía por fuentes primarias las civilizaciones quechua, nórdica e hindú. Aunque no se reflejara en sus escritos, conocía la cultura de la India como pocos.
Otro de sus talentos era la tecnología digital. Fue uno de los primeros en aprovechar las computadoras en la actividad académica y fuimos legión los que apelamos a sus consejos personales o a su manual cuando las universidades europeas introdujeron por primera vez los ordenadores. La proeza de escribir y rescribir varios libros científicos en medio de la ceguera se debe a su férrea fuerza de voluntad y a esa habilidad técnica que desarrolló cuando los universitarios aprendían a mandar correos electrónicos.
Aunque los escritores ven en la actividad de conferencista un complemento necesario, en el caso de Humberto se trataba de una segunda naturaleza. Esta permitía el despliegue de su gran memoria y un manejo erudito de datos, los cuales, por cierto, no aminoraban su respeto por el interlocutor. Fue invitado a exponer en varias universidades de México, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Suecia, entre muchas otras, y era frecuente verlo al término de sus conferencias, cuando el local había cerrado, quedarse rodeado de gente que aún tenía preguntas por hacerle. Poseía el don de hacer que sus interlocutores se sintieran importantes, algo imprescindible entre estudiantes y no sólo entre ellos, pero no respondía en él a un propósito, sino a su espontánea calidad humana.
Humberto amaba a Bolivia intensamente. A principios de la década de 1990, él y su esposa me invitaron a comer en su casa de Estocolmo. Era la primera vez que podíamos conversar sin prisas. Dos décadas después lo hicimos cerca de la Plaza 24 de septiembre después de que él regresara a Santa Cruz. Entre una y otra fecha tuvimos ocasión de vernos y hablar por teléfono infinidad de veces, aunque los encuentros a los extremos temporales de nuestra amistad me transmitieron con igual nitidez la sensación de estar ante uno de los grandes versados de la historia boliviana, quizá el mayor. La diferencia era que en la última ocasión la ceguera había vencido pero su voz tenía la firmeza de quien ha revisado sus argumentos y se dispone a escribirlos.
Su legado de hombre comprometido con la lucha social y de investigador con importantes aportes historiográficos requiere una biografía que aglutine y explique su valía. Su eventual biógrafo no tiene la tarea fácil por la complejidad de la época que le tocó vivir y porque a menudo sus escritos dicen menos de lo que él sabía y se cuidaba de divulgar para no afectar a otras personas o por razones metodológicas –el caudal de sus conocimientos rebasaba ampliamente el escueto espacio de los libros. Sin embargo, profundizar en la vida de Humberto Vázquez Viaña nos ayudará a todos a comprender el vacío que deja uno de los mejores luchadores que ha dado Bolivia.



Germán A. de la Reza es profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (México).

Nella diffusione e/o ripubblicazione di questo articolo si prega di citare la fonte: www.utopiarossa.blogspot.com

RED UTOPIA ROJA - Principles / Principios / Princìpi / Principes / Princípios

a) The end does not justify the means, but the means which we use must reflect the essence of the end.

b) Support for the struggle of all peoples against imperialism and/or for their self determination, independently of their political leaderships.

c) For the autonomy and total independence from the political projects of capitalism.

d) The unity of the workers of the world - intellectual and physical workers, without ideological discrimination of any kind (apart from the basics of anti-capitalism, anti-imperialism and of socialism).

e) Fight against political bureaucracies, for direct and councils democracy.

f) Save all life on the Planet, save humanity.

(January 2010)

* * *

a) El fin no justifica los medios, y en los medios que empleamos debe estar reflejada la esencia del fin.

b) Apoyo a las luchas de todos los pueblos contra el imperialismo y/o por su autodeterminación, independientemente de sus direcciones políticas.

c) Por la autonomía y la independencia total respecto a los proyectos políticos del capitalismo.

d) Unidad del mundo del trabajo intelectual y físico, sin discriminaciones ideológicas de ningún tipo, fuera de la identidad “anticapitalista, antiimperialista y por el socialismo”.

e) Lucha contra las burocracias políticas, por la democracia directa y consejista.

f) Salvar la vida sobre la Tierra, salvar a la humanidad

(Enero de 2010)

* * *

a) Il fine non giustifica i mezzi, ma nei mezzi che impieghiamo dev’essere riflessa l’essenza del fine.

b) Sostegno alle lotte di tutti i popoli contro l’imperialismo e/o per la loro autodeterminazione, indipendentemente dalle loro direzioni politiche.

c) Per l’autonomia e l’indipendenza totale dai progetti politici del capitalismo.

d) Unità del mondo del lavoro mentale e materiale, senza discriminazioni ideologiche di alcun tipo (a parte le «basi anticapitaliste, antimperialiste e per il socialismo.

e) Lotta contro le burocrazie politiche, per la democrazia diretta e consigliare.

f) Salvare la vita sulla Terra, salvare l’umanità.

(Gennaio 2010)

* * *

a) La fin ne justifie pas les moyens, et dans les moyens que nous utilisons doit apparaître l'essence de la fin projetée.

b) Appui aux luttes de tous les peuples menées contre l'impérialisme et/ou pour leur autodétermination, indépendamment de leurs directions politiques.

c) Pour l'autonomie et la totale indépendance par rapport aux projets politiques du capitalisme.

d) Unité du monde du travail intellectuel et manuel, sans discriminations idéologiques d'aucun type, en dehors de l'identité "anticapitaliste, anti-impérialiste et pour le socialisme".

e) Lutte contre les bureaucraties politiques, et pour la démocratie directe et conseilliste.

f) Sauver la vie sur Terre, sauver l'Humanité.

(Janvier 2010)

* * *

a) O fim não justifica os médios, e os médios utilizados devem reflectir a essência do fim.

b) Apoio às lutas de todos os povos contra o imperialismo e/ou pela auto-determinação, independentemente das direcções políticas deles.

c) Pela autonomia e a independência respeito total para com os projectos políticos do capitalismo.

d) Unidade do mundo do trabalho intelectual e físico, sem discriminações ideológicas de nenhum tipo, fora da identidade “anti-capitalista, anti-imperialista e pelo socialismo”.

e) Luta contra as burocracias políticas, pela democracia directa e dos conselhos.

f) Salvar a vida na Terra, salvar a humanidade.

(Janeiro de 2010)